Monumento al Caido

Cuando el dolor se presenta y el infortunio nos invade, elevamos nuestra esperanza en busca de consuelo y nos animamos en la oración, la tradición, los rituales, los afectos; nos aferramos sin sosiego a alguien o algo que minimice nuestro pesar. Las personas no quedan en el olvido, dejan huellas, invisibles a simple vista, pero profunda en acciones y sentires. El martes, la memoria se hizo presente, se materializó en bronce. Unida la Familia Policial rindió sentido homenaje a quienes dieron su vida en pro de la seguridad de bienes y ciudadanos.
Desde los mismos inicios de la Institución más allá aún, con los primeros servicios policiales y partidas de vigilancia, en las primeras décadas de 1700, y que luego acompañaran a las tropas de Ramírez, Echagüe y Urquiza, los mártires que regaron su sangre en los campos de batallas en defensa de ideales de libertad; hasta la actualidad para aquellos que ante el peligro priorizaron la defensa de su prójimo, la acción y la vocación por el servicio, estarán por siempre inmortalizados en un Monumento que los recuerda y mantiene presente su entrega.

Y en esa remembranza y crisol de emociones, la Policía de Entre Ríos por iniciativa de su titular Comisario General Héctor Roberto Massuh, y por Resolución D.A.G. 31/09, establece el 25 de agosto como “Día de los Policías de Entre Ríos Caídos en Actos del Servicio”.
La obra nacida del concepto del Titular de la Policía de Entre Ríos y materializada por el arte de don Rodolfo Carballo, representa a San Miguel Arcángel elevando a la eternidad, a un Policía abatido. Ese general de las milicias celestiales que combate contra el mal, guía y conduce a los centinelas y servidores públicos a la presencia del Señor. La dureza del hormigón habla de su fortaleza de Fe y el patinado del bronce de la perpetuidad de sus acciones.
Emplazado en la Escuela Superior de Oficiales “Dr. Salvador Maciá”, entre verdes y reposos; entre libros y entrenamiento; entre risas y palabras; entre la alegría de la juventud y la calma de la experiencia, se alza triunfante un símbolo perenne de reconocimiento y fidelidad a la memoria y a la misión de guardia y custodia que debe animar a la Policía de Entre Ríos, ahora y siempre.

Néstor Iriberry, poeta y policía paceño escribiera…
Sus nombres están:
Claros…
Enteros…cabales, presentes al sentimiento;
Cada vida es una historia,
Cada nombre es un recuerdo.
Los sueños que marchitaron surgen en el firmamento,
Formando fila en las Guardias
Del Imperio de los Cielos.

Eres el visitante contador de visitas