9 de Julio - Día de la Independencia
8 de Julio de 2020
“[…] Declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indudable de estas Provincias romper con los violentos vínculos que las ligaban a los Reyes de España, recuperar los derechos de que fueran despojadas e investirse del alto carácter de Nación libre e independiente del Rey Fernando VII, sus sucesores y Metrópoli[…]”.

En esos tiempos de ánimos vivos, de luchas en campos de batalla, de misiones diplomáticas para el logro de la paz; las ideas se debatían con fervor, se pensaban formas de habitar un nuevo régimen, más adulto en la toma de decisiones, en los asuntos de nuestros lugares y de la gente que los habitaba. Las ideas libertarias traían propuestas de localia, todas válidas, algunas discutidas. Hasta los lugares de convocatoria era motivo de opiniones reñidas; y así los representantes de las Provincias fueron llegando a San Miguel de Tucumán, esa pequeña ciudad de una docena de manzanas, de pocos miles de almas, de fe devota y ánimos tranquilos, con sus costumbres perennes y autóctonas, el azúcar para el mate y el canto en el alma. Desde esos días de marzo fueron llegando quienes nos darían Independencia, reunidos en la casa de doña Francisca Bazán de Laguna, porque como dijera la copla popular, «Tan pobre era la patria que, como Jesús, no tenía lugar para nacer»; con la generosidad de un Pueblo, con las ideas de muchos, con la voluntad de otros tantos, un soleado 9 de Julio nació una Declaración en la casona colonial de la Calle del Rey, esa que nos revelaba libres e independientes, la que expresaba el «fin de la Revolución, principio del Orden». Una nueva realidad nos acerca a esos días de 1816, seguimos buscando formas de habitar nuestro presente, incluyendo a todos, fortaleciendo los derechos conseguidos y pugnando por otros más. Esa pequeña casa que dibujamos tantas veces en la infancia, hoy, como cada 9 de Julio, nos insta a trabajar juntos por una Nación libre, independiente, donde todos nos sintamos parte.

Volver Atrás