13 de abril - Día de la Kinesióloga y del Kinesiólogo
13 de abril de 2021
Las y los profesionales de la Kinesiología conmemoran su día con motivo de crearse en 1937 la primera Escuela de Kinesiología en la Universidad de Buenos Aires, por iniciativa del Dr. Octavio Fernández; 11 años más tarde se instituye la fecha, 13 de abril, como día conmemorativo de “la ciencia del movimiento”, como se la suele llamar a esta profesión del ámbito de la biología. Esta área de la salud, a través de la física y del movimiento, se ocupa de mantener la capacidad fisiológica del individuo y la prevención de sus alteraciones. También interviene en la rehabilitación, la recuperación y/o reeducación de mismo para optimizar sus potencialidades, con el fin de que las personas disfruten de un mayor bienestar.

La Policía de Entre Ríos cuenta con profesionales kinesiólogas y kinesiólogos para atención de su personal y su grupo familiar. La mayor cantidad de profesionales se desempeñan en la Ciudad de Paraná, en tres áreas determinadas: División Servicio Médico Sanitario, Área de Kinesiología de la Dirección Institutos Policiales y Área de Fisioterapia y Kinesiología de la División Grupo de Infantería Adiestrada (GIA). Además de la formación de base que posee el profesional y la profesional de la kinesiología, se especializan en Reeducación Postural Global (RPG), Estimulación Temprana y/o Neuropediatría, Osteopatía y otras. La amplia capacitación y especialización constante de los profesionales cuenta con el gran estímulo del Colegio de Profesionales al que pertenecen. La División Servicio Médico Sanitario, con sede en el nuevo y amplio edificio ubicado en calle Rondeau 2210, brinda los servicios de rehabilitación kinésica (a través de ejercicios físicos y masoterapia) y fisioterápica (aparatología que se utiliza para el tratamiento) en todo tipo de patologías traumatológicas y reumatológicas. Cuenta, también con un gimnasio con aparatología de ejercicios físicos, elementos de propiocepción, bicicleta fija, camilla americana; y en la parte de consultorio, aparatología como Ultrasonido, magnetoterapia, electroanalgesia para los diversos tratamientos. Está destinado a todos los funcionarios activos, sus familiares a cargo, por ejemplo, esposo, esposa e hijos hasta la mayoría de edad o que continúen estudiando; y retirados policiales. Las dolencias consultadas en la División son muy variadas, pero las más frecuentes suelen ser lumbalgias – lumbociáticas; cervicalgias, hernias de disco; y esguinces, tendinitis, contusiones de diferentes partes del cuerpo; las primeras están relacionadas mayormente con el ámbito laboral, malas posturas al trabajar, stress laboral; y las tendinitis y contusiones se producen más por la práctica deportiva. En la División Servicio Médico Sanitario realizan estadísticas, registrando todos los pacientes diarios. En la actualidad y debido a la situación de pandemia, se han modificado la cantidad de pacientes y las normas de protocolo a cumplir; por esa razón se redujo la atención diaria, aunque las consultas son numerosas. Después de cada práctica con un paciente se desinfecta todo para atender a la próxima persona. En la actualidad se atienden entre 6 y 8 pacientes por día, los cuales realizan entre 5 y 10 sesiones al mes aproximadamente; en marzo se atendieron durante todo el mes a 34 pacientes (equivalentes a 102 sesiones en total) Las edades de las personas que se atienden en el servicio varían entre 30 y 40 años por lesiones deportivas, 50 a 60 por patologías reumatológicas y en menor medida adolescentes y niños, referidos a familiares de los funcionarios. La atención en pandemia disminuyó por los protocolos necesarios y exigidos; se debieron distanciar los turnos entre paciente y paciente para que los mismos no se crucen unos con otros, además de la debida desinfección de los consultorios después de atender. Ayuda a una mejor atención la amplitud del espacio con el que cuenta el servicio en el nuevo edificio. Ante esta particular situación, los pacientes entienden los cuidados exigidos y la ocupación del servicio para continuar con una atención óptima y responsable. En la Dirección Institutos Policiales se encuentra el Área de Kinesiología con dos profesionales. El consultorio de kinesiología ha sido habilitado por el Colegio de Kinesiólogos de Entre Ríos y dispone de la aparatología para los tratamientos tanto de cadetes como de personal destinado a la Dirección. Cuentan con 3 camillas, ultrasonido, magnetoterapia, electroestimulación y electroanalgesia, bicicleta fija, pelotas, bozus, pesas y demás elementos que hacen a la rehabilitación de diversas lesiones. Por parte de los cadetes, en general se tratan patologías traumatológicas, siendo las más frecuentes: gonalgias, pubalgias, esguinces y en menor medida desgarros y fracturas, al igual que posoperatorios. Los tratamientos son acordes a cada patología, incluyendo la aparatología mencionada junto a movilidad, ejercicios de fortalecimiento, equilibrio y coordinación. En el particular entorno de la Dirección Institutos, el contexto de pandemia habilitó un espacio importante para los cadetes, que durante un año prácticamente entero no realizaron actividad física e iniciaron las actividades en Institutos de manera paulatina, que es el de gimnasia kinésica, pudiendo brindarles de forma diaria estrategias de movilidad, flexibilidad y de coordinación que les permita adaptarse a las actividades disminuyendo el riesgo de lesiones; un espacio de prevención fundamental para quienes se forman para conducir la Institución y servir a los ciudadanos de la Provincia. También la Policía de Entre Ríos cuenta con el Servicio de Kinesiología y Rehabilitación de la Guardia de Infantería Adiestrada (GIA), dependiente de la Dirección Operaciones y Seguridad y con sede en Jefatura Central de Policía, en calle Córdoba 351, de la Ciudad de Paraná. El servicio se encuentra funcionando desde el 2009, en él trabajan dos profesionales, que hacen los diagnósticos fisiokinésicos derivados por prescripción médica. El servicio es de trascendencia debido a la gran exposición que tienen los funcionarios que se desarrollan en el área, a las lesiones derivadas de traumas. El Fondo de Ayuda al Personal Policial y su Familia equipó el área con instrumental y aparatología. La especialización más atendida en el servicio, es la de traumatología y deportología que se refieren a lesiones propias de la actividad y del entrenamiento policial. Esguinces de tobillos, gonalgias (dolor de rodillas) y sus causas, cervicalgias (consultadas en su mayoría por mujeres y personal que se desempeña en áreas administrativas, con referencias posturales), también se atienden lumbalgias (lesiones comunes del personal de calle, debido al peso de los equipos individuales que forman parte del uniforme policial y de la tarea, al pasar importante tiempo, de pie). La principal tarea del servicio es la prevención, así el personal practica natación para ampliar la capacidad respiratoria y pulmonar, biomecánica para la mejora de posturas. El GIA cuenta con un gimnasio para entrenar con programas especiales de reeducación a fin de evitar lesiones en las prácticas y la Policía de Entre Ríos mantiene un convenio con el Club Atlético Estudiantes para que el personal del GIA, realice el entrenamiento en sus sedes. Alineado con los nuevos procedimientos de la kinesiología en cuanto a prevenir lesiones y utilizar tratamientos menos invasivos, preservando la capacidad orgánica y evitando prácticas quirúrgicas; el servicio se encuentra en amplia consonancia con estos nuevos usos, prestando también atención post quirúrgica a los funcionarios que así lo precisen. El servicio también asesora a los funcionarios sobre nutrición y cuidados en la alimentación, brindando recomendaciones de prácticas alimenticias. Con los recursos disponibles para una mejor calidad de vida del funcionario policial, se estimula la conciencia de la actividad física, la importancia de una alimentación variada y equilibrada y las prácticas para evitar lesiones que perjudiquen el bienestar de los y las policías. Los miembros de la Plana Mayor Policial reconocen su trabajo comprometido con la salud de todo el personal, le agradecen su saber puesto al servicio de sus pares y celebra su tarea, deseándoles que vivan su día con la alegría del deber cumplido y en compañía, cercana o a distancia, de sus colegas y afectos. ¡Muy Feliz Día!

Volver Atrás